LA SAGA DEL INSPECTOR SABLICH SUMA NUEVOS EPISODIOS EN ESTA TEMPORADA*

 LA SAGA DEL INSPECTOR SABLICH SUMA NUEVOS EPISODIOS EN ESTA TEMPORADA*

*Por Maxi Carranza

¿Quiénes son los Auguste Dupin, Sherlock Holmes y Philip Marlowe de la literatura
cordobesa? No son pocos, algunos de los más conocidos son Philip Lecoq (Fernando
López
), el detective Lespada (Esteban Llamosas) o Arnold Zavalía (Omar Hefling), entre
otros sabuesos con tonada. Recientemente, salió el tercer volumen de otro
investigador mediterráneo, titulado Abigeatos. La desventura rural del Inspector
Sablich
, de Pablo Aguiar Cáu. La tercera entrega de este detective-antihéroe ahora
transcurre en el campo, donde es convocado para resolver sucesivos robos de ganado.
La obra del autor jujeño radicado en Córdoba salió a través de Manancancho Ediciones
y cuenta con dibujos de Tihomir Kourdov. El ejemplar se puede conseguir en las
librerías de autor de la capital provincial o contactando al escritor por redes sociales.
Los dos primeros volúmenes de la saga se llamaron Balada en jazz (2013, ilustrado por
Verónica Andrea Mammana), seguido de Como dos extraños (2019, con dibujos de
Guillermo Harzcyk), en las que parodia el policial negro norteamericano y las novelas
pulp de la década del cincuenta. Pablo Aguiar Cáu es un melómano incurable, Gestor
Cultural y también ha publicado los libros De lapachos florecidos: El Éxodo, la única y
verdadera historia
(2000) en el que recrea el Éxodo Jujeño comandado por Manuel
Belgrano, y Merengues
(cuentos, 2006).


INSPECTOR SABLICH
Pablo Aguiar Cáu tomó el nombre para su pesquisa literaria de un amigo, aunque
mejor sería decir que se apropió solo del apellido. Su forma de vestir, a los Humphrey
Bogart
y el infaltable cigarrillo, fue determinante para su elección. En las nouvelles que
protagoniza, el Inspector Sablich es un tipo simpático, fumador empedernido de
Particulares, bebedor de vino o ginebra y amante del jazz. Es capaz de pedirle al
encargado del mítico Bar Unión –ubicado en la peatonal cordobesa, ya desaparecido-
que ponga un disco de Count Basie, mientras analiza los papeles de un “encargo”.
Tampoco hay que olvidar su amor por los colores de Instituto de Córdoba y el odio
profesado a Juan Román Riquelme. Por otro lado, es un negado con la tecnología ya
que no tiene celular –para eso está su ayudante Bonardi– aunque esa situación podría
cambiar en los próximos casos. Lo curioso del amigo convertido en personaje
detectivesco es que el verdadero Sablich participaba en los encuentros literarios en
calidad de público. O sea que Pablo Aguiar Cáu se daba el lujo de tener al protagonista
de sus obras a mano para el que quisiera conocerlo y pedirle un autógrafo. En el
entorno amistoso del autor, varios le preguntan cómo hay que hacer para estar
incluidos en sus escritos.

Muñeco del Inspector Sablich

ABIGEATOS
El abigeato es un delito punible y estipulado en muchos códigos legales de la mayoría
de los países, que consiste en el robo de ganado o animales domésticos. En esta
entrega, el Inspector Sablich debe viajar a un paraje rural, el imaginario pueblo de Villa
Constitución
, ubicado al costado de las vías del tren. En este sitio, que no es su hábitat
natural, debe recorrer a caballo –entre otras cosas- la zona afectada por los cuatreros
de turno en busca de pistas. La pasión por la música de Pablo Aguiar Cáu hace que,
siguiendo el estilo de los primeros volúmenes, cada capítulo comience y termine con
frases de canciones. En este caso, se trata de versos tomados del repertorio folklórico
de todas las épocas. Como viene sucediendo en cada historia de Sablich, la resolución
favorable es más bien fruto de la casualidad que de la pericia del Inspector. La nouvelle
también es un culto a la amistad y por eso un papel clave lo juega Bonardi, la mano
derecha del investigador. Un tipo bastante irritable pero leal que se encarga de la
parte tecnológica y con el que discute siempre sobre Riquelme. Bonardi, también está
tomado de un amigo de Aguiar Cáu, que se ve homenajeado en esta saga paródica.

ARGÜELLO Y RÍO TERCERO
Pablo Aguiar Cáu hace años que trabaja en el Área de Cultura del Centro de
Participación Comunal (CPC) de Argüello, y entre otras actividades es el encargado del
Auditorio del CPC. En este emblemático espacio para expresiones artísticas, tocaron
figuras nacionales e internacionales como: el Dúo Salteño, Jorge Fandermole, Rubén
Goldín, Pedro y Pablo, Ana Prada, Illapu y Santiago Feliú
, solo por citar algunos
nombres en una lista interminable. No solo hay trámites municipales y música en el
CPC, sino talleres culturales, Feria de Artesanías y exposiciones en este Centro
Comunal de la capital cordobesa. Por otro lado, el creador del Inspector Sablich estuvo
en nuestra ciudad en el 2019, acompañando a su amigo Jorge Kasparian. En esa
ocasión, el Instituto Arte Nuevo organizó un encuentro sobre Luis Alberto Spinetta y
Kasparian vino a presentar su libro Luisito: 30 entrevistas al universo spinetteano. En
esta charla, Pablo Aguiar Cáu hizo de moderador y además se inauguró formalmente el
escenario de este colegio con orientación artística. El 2021 parece ser el año de
Sablich porque está por salir una nueva desventura del inspector, titulada Cien años
de perdón. La historia trata sobre el robo de los manuscritos de Cien años de soledad,
la emblemática novela de Gabriel García Márquez. Cualquier tipo de relación con la
realidad no es mera coincidencia, como ya sucedió con la persona que dio nombre al
investigador mediterráneo.

*Por Maxi Carranza

Digiqole ad

EL ARBOL CULTURA

Post Relacionados