El arte de dejar huellas sobre la piel

 El arte de dejar huellas sobre la piel

En medio de la cuarentena nuestras ganas de entrevistar, pero cara a cara, sin pantalla de por medio, aguantaron hasta que permitieron reunirse y allá fuimos a visitar a Jeny Goldfish en su estudio de tatuajes.

Hace tiempo queríamos hacer esta nota. Sentíamos curiosidad por conocer más de la actividad de alguien que todo el tiempo va mudando de piel y apostando a nuevos caminos, que afianzan la mujer fuerte en que se convirtió y que logran ver como pocos el lado brillante de la vida. “Este es el mejor año de mi vida” nos dice con una sonrisa en la cara mientras nos explica que Pronoia es la capacidad de sentir que todos a tu alrededor colaboran para que tu camino sea el mejor que puedas pisar, para que tu destino sea de alegría, no por falta de obstáculos, sino por haber aprendido a sortearlos.

Con ustedes Jeny Souto, o Jeny Goldfish, o la chica de los tatuajes, la artista, la madre. Disfruten esta entrevista!!!

¿Cómo hiciste para reinventar tu trabajo durante este encierro?

Primero me llegó todo esto ya que hace unos meses quería buscar mi voz interior, todo artista debe encontrar su voz interior para sacarla artísticamente y de manera creativa, y yo no encontraba la punta del hilo ¿no? Y arranqué con un curso online con un ilustrador Adolfo Serrá y me hizo comprometerme en ilustrar más. Yo venía haciendo desde siempre trabajos de dibujo, pero yo quería encontrar la voz interior que no es dibujar para el otro sino dibujar para uno que es muy difícil porque a veces uno no se escucha. Y dibujar para uno es escucharse y sacar las capas hasta encontrar esa parte tiernita de uno que es el niño interior. Y para empezar a buscar la voz interior empezás dibujando como niño y sacando el juicio; costó al principio, pero saqué de lado el juicio y elegí materiales que me ayudaran, por ejemplo, crayones, témperas, algo más ligado a lo infantil, una pluma que me había regalado mi abuelo y me encariñé con los materiales, me encariñé con los resultados, aunque muchos otros no lo entendían no me importaba porque la voz interior la tiene que entender uno. Ahí empecé a fluir un poquito más y empecé a hacer una investigación grande donde se me volcó para la parte ilustración y lettering* y con amistades que vinieron a mi vida a reforzar eso. Llegaron amistades relacionadas al diseño gráfico, lo que estuvo muy bueno porque esa amistad me causó mucha riqueza y mucho camino, de decir, a ver tenés todos estos caminos y bueno vamos a elegir ese, porque está más fácil, pero tienen ciertos condimentos. Fácil porque venían referidos al arte, pero con condimentos, tecnología, página web, empecé a tirar un poco más de línea con lo que es Photoshop, ilustración gráfica, pasar todo lo que vos tenès en la cabeza a dibujo, que entonces ahí recién encontras tu imagen personal. La imagen personal es un proceso, recién estoy enamorándome de esa voz interior. Y después viene un proceso largo, son horas diarias de dibujo, de pin tura y de agradecimiento, desde la mañana temprano agradecer todo lo que nos pasó en el día anterior y saber que cada día es un regalo y a partir de ahí empezó mi proceso interior y es un cambio hermoso, yo estoy completamente agradecida.

Todos los años digo que es el mejor año de mi vida y este año lo vuelvo a decir porque interiormente me siento increíble; con todo lo que pasó ¿no? Porque no podía trabajar y que tengo que pagar el alquiler, mi hijo y todo lo que conlleva que no tiene sentido nombrar ahora lo que nos deja esta situación porque la búsqueda personal mía fue mucho más fuerte que todo lo que estaba pasando, llegó entonces un tiempo de agazaparme. En invierno pasa que las semillas están debajo de la tierra, uno arriba ve un paisaje todo oscuro, gris y a la gente no le gusta el invierno por la tristeza y yo digo “no, la vida se está gestando debajo de la tierra y cuando puede comenzar a florecer en primavera surge todo lo que uno pudo juntar, por eso este tiempo de agazapar, de abrigarte, de tomar algo calentito, de estar con uno y esa pausa es hermosa y así pudimos vivir un otoño/ invierno bastante más profundo y te hace reconectarte con vos, a mí me fascinó. Imagínate, mi niño interior, y mi niño interior reflejado en mí que como acaban de ver mi hijo es igual a mí, cuando él se enojaba con algo, era solo un reflejo de lo que yo estaba haciendo.

¿Cómo fue transformándose Jeny Goldfish (su nombre artístico) a través de los viajes?

Bueno a través de los viajes tuve una experiencia muy linda en Uruguay, por internet los contacté diciendo Soy Jeny, me gustaría ir a tatuar por allá, quiero conocerlos charlar y me abrieron las puertas en Colonia Uruguay que es donde llegué, el primer pueblo, unos chicos muy piolas, muy buena onda que habían abierto hace poco y estaban experimentando también en el local, ahí bueno no se dio la oportunidad de tatuar, pero hice tatuajes a gente que terminó siendo de acá, conocidos. Y después más arriba en Rocha, por parte de un tatuador uruguayo que me tatuó en Córdoba, él le dio el ok, me recomendó, que podía llevarme al estudio y ahí me dio alojamiento en su casa, con su familia y ahí me enseñó técnicas nuevas, como pintar, me eligió cierta gama de colores para recomendarme, me dio técnicas en cuanto a cómo poner el color, diferentes formas que él trabajaba y mucho en la parte artística, porque él era un artista además de ser tatuador y eso fue como muy importante y de ahí me vine con la idea de que quería dibujar, dibujar y dibujar. Y él es un artista, pero con todas las letras, nunca conocí en persona un dibujante así, que dibuje con lápices y a color de la manera en que él lo hace. Aprendí muchísimo, y es una persona con una humildad tremenda; yo creo que lo que hace grande al artista es la humildad y bueno, tomé lo mejor que me pudo brindar.

¿Qué es lo que más disfrutás de tu trabajo?

Me gusta mucho cuando el cliente llega al estudio, me fascina y se genera una conexión re linda y hacemos muy buenas amistades. Yo siempre le pregunto al cliente qué le gusta hacer y cuál es su vocación y qué le mueve el alma y tener ese feedback donde vos creas un ambiente buena onda, linda energía y lindos sentimientos, eso me gusta muchísimo y me encanta poder ayudar y bajar a línea la idea que el cliente tiene cuando está trabado y no sabe cómo lo quiere expresar a eso.

¿Influyen tus gustos y decisiones en el asesoramiento que haces al cliente?

Sí totalmente, porque uno va creando una marca personal cuando un tatuador tiene la intención de hacer una búsqueda interior vos creas una marca personal, tenés un estilo propio y una forma de ver el mundo. Como la ropa que vas a comprar a un lugar, hay ciertas ropas que te gustan y otras que no, ¿es porque tienen un cierto estilo no? Y bueno el tatuaje es igual, tenès diferentes clases de líneas, diferentes colores, distintas ubicaciones también, tatuajes orgánicos, tatuajes geométricos y además de eso la mano del tatuador, todo está marcado por un estilo, todo lo que vos uses, todo lo que sea diseño.

Tatuarse no es una decisión improvisada, ¿qué sentís al dejar tu huella en la piel de la gente??

Bueno, a veces sí, hay gente que improvisa, hay de todo y yo no juzgo para nada porque realmente si hay gente que se basa en un impulso está perfecto también. Dejar huella en la piel del otro es algo de lo cual yo me siento honrada, privilegiada y se lo agradezco siempre a la gente para mí es algo muy espiritual, de mucho respeto y se los agradezco, porque que otro confíe ciegamente su piel para que vos la tatúes y se la marques, no es solamente la marca sino también el contexto, por eso hay que ser muy cuidadoso, tener un buen día uno; yo a veces he llegado a cancelar turnos si no me siento bien, porque me parece lo más respetable dar el cien en ese momento.

Nuevas técnicas, nuevas modas, colores, tintas blancas, tatuajes enormes o el minimalismo puro ¿de qué manera te seguís formando para no quedarte en tu trabajo??

Bueno hay una técnica que me gusta mucho dentro de lo nuevo que se llama de arrastre o barrido que es el blackwork**, yo mezclo mucho el blackwork con dotwork*** que es el punto, puntillismo, no tengo mucha paciencia para hacer completamente puntillismo y aparte siento que me limita un poco porque mi estilo es más de fluir. O sea, uno cuando hace letras o ilustraciones y en esos dibujos fluye, tu estilo también va a ser parecido a la hora de tatuar, me gusta más colocar el color y colocarlo en forma de acuarela, poder asemejar a un pincel, fluir con la máquina o la línea, o tirar un barrido como si fuera un lápiz, te abstraes y mirás y ves un lienzo que habla ¿no? Porque sufre el lienzo y lo tenès que ir cuidando mientras lo tatuás y lo tenès que ir mimando con un poquito de butter, con una espuma, no ponerle tanta agua para que no se inflame, tener cuidados previos como la crema, la hidratación, yo los hago que tomen aguas unos cuantos días antes, que se hidraten varias veces al día y en el post también tener algunos cuidados, con buenos productos y se logra adaptarse al cambio, pero no hay que quedarse atrás. Tatuajes chicos le gustan mucho a la gente y los que se están haciendo grandes se animan mucho más las mujeres, soportan más el dolor.

Si tuvieras que mencionar un estado en tu ser al terminar un trabajo, ¿cuál sería?

Alegría, sin dudas, es como ¡ay que lindo! y no el tatuaje, solo el tatuaje en sí, sino el ver a la persona cuando se siente feliz con su tatuaje te da como una sensación de gozo hermosa no porque uno esté involucrado, sino que la ves a la persona en un momentito feliz y esa persona imagínate si pudiera trasladar ese momentito feliz a varios momentos de su día… me la imagino así, yo la visualizo así, feliz en varios momentos de su vida como cuando se acaba de terminar el tatuaje.

Si no fueras tatuadora ¿qué hubieras elegido hacer?

Soy artista, además, o un perro porque todo el mundo acaricia a los perros, además es el animal que está en la ciudad para conectarnos con la naturaleza, en la selva de asfalto el perro te reconecta con la naturaleza. Además, no tienen memoria, no están en la mente y te hacen a vos estar con tu ser, te acercan a tu ser y a encontrarte.

* Lettering: técnica de diseño y composición cuyo tema son las palabras o letras. 

**blackwork es un estilo de tattoo con negro puro y mucho contraste. Puede variar más fino o más oscuro pero la esencia del Blackwork reside básicamente en realizar el trabajo sólo con negro, sin sombras^.

***Los tatuajes Dotwork, también llamados Dot work, son aquellos diseños que se realizan a base de puntos y están muy emparentados al estilo pictórico del puntillismo.

 Entrevista realizada en el estudio de Jeny Souto en el otoño de 2020 por Germán Bottasso y Eugenia Dominguez para El Árbol Cultura.

Para conocer más del mundo de la cultura seguinos en Facebook, Twitter e Instagram como @elarbolcultura Si querés que difundamos lo que hacés, si estás por estrenar material, planificaste algún evento o sos un trabajador de la cultura y querés contar de qué va tu proyecto podés contactarnos a los teléfonos 3513444760, 3571618275 o escribirnos a contacto@elarbolcultura.com.ar

Digiqole ad

EL ARBOL CULTURA

Post Relacionados