ALP y un reclamo con voz femenina

 ALP y un reclamo con voz femenina

En 2017 una crisis en el transporte público de la ciudad de Córdoba deja como saldo a muchas trabajadoras desempleadas. Algunas de ellas, comienzan una lucha reclamando por sus derechos y son vistas por mucha gente, entre las que se encuentran Bahía Flores y Natalia Comello. Lejos de quedar fuera de esa lucha, ellas fueron más allá y decidieron contar la historia de estas tres mujeres frente al conflicto en el transporte público de Córdoba.

Así comienza un relato que se transformó en película, que narra y acompaña, que es parte de la historia de esa lucha colectiva. Andá a Lavar los Platos (ALP) se presenta este domingo en el Anfiteatro Municipal Luis Amaya, celebrando anticipadamente el Día Internacional del Cine en una función organizada por la Secretaría de Cultura Municipal. El estreno contará con la presencia de las dos directoras para que el público pueda luego charlar con ellas y conocer de primera mano el transfondo de la película.

Desde El Árbol entrevistamos a la riotercerense Nati Comello, codirectora de ALP y salía esta hermosa nota….

Andá a Lavar los Platos es una película dirigida por dos mujeres, que narra la historia de tres mujeres que tienen una lucha muy particular en un momento histórico de Córdoba en el que este tipo de reclamos, de mano de mujeres no era tan común. ¿Cómo se sintió abordar esa temática?

Efectivamente ALP en una película que aborda la problemática de tres mujeres que fueron despedidas tras un conflicto laboral y que creo que después fue sobrepasado. De algún modo no solamente fue abordar el conflicto sino en la relación entre esas tres mujeres porque se aborda lo que vino después del despido laboral en cuanto a sus vivencias, ellas montaron una carpa en la explanada enfrente de la municipalidad como método de protesta y vivieron allí durante un año. Yo creo que con respecto a cómo se siente abordar el tema bueno primero que lo queríamos hacer, queríamos abordar algo respecto a la temática de las mujeres manejando al transporte público y después bueno, también es inevitable que se generen como lazos entre nosotras y las protagonistas en el sentido de que fue como un acompañamiento también y poder dejarles algo, más allá de lo que había pasado, porque se había convertido en un episodio bastante mediático.

Igual todo esto se vio después, no? Es como que ahora ellas están agradecidas por el acompañamiento, en el sentido de que el cine es como una herramienta que te permite de alguna manera fijar algo que podría haber sido mucho más efímero y también que se convierte en otra cosa digamos, hacer reclamo y esa vivencia que ella tuvieron ahí, mientras estaban en esa carpa, puesta en la peli se logra ver o ellas logran ver, que fue una lucha como mucho más importante que pudo trascender y nosotras nos sentimos bien por haberlas acompañado en ese proceso, y que ahora tengan eso es como sentir que vale la pena todo eso y el esfuerzo que ellas hicieron.

¿Cómo fue la recepción de ellas cuando ustedes llegan con la propuesta de hacer la pelicula?

Básicamente fue como literal, golpear la puerta de la carpa cuando llegamos. Era muy temprano en la mañana y ellas estaban en pantuflas, porque ahí vivían y en ese momento y también nos lo han expresado, ellas no dimensionaban que nosotras realmente estamos interesadas en contar toda su historia y en hacer una peli, porque muchas personas se acercaban, quizá de los medios a tratar de registrar pero algo más noticioso si se quiere, o algo como más chiquito.

Ellas fueron súper abiertas a la propuesta les interesó y en la medida en que fuimos compartiendo más tiempo, porque hacíamos rodajes esporádicos hasta que nos salió un subsidio. Luego fuimos a rodar una semana completa y ahí bueno, fueron también entendiendo y disfrutando el proceso, que fue como más organizado y más pautado a partir de ahí, pero siempre hubo muy buena recepción y también que se empezó a generar como una comunidad, una comunión entre nosotras que de hecho subsiste hasta ahora porque seguimos todas en contacto.

¿Cuanto fue el tiempo que duró toda la producción, desde que fueron a golpear la puerta de esa carpa, hasta que finalizó el proceso de edición?

El proceso de la peli duro sus largos dos años, por qué el conflicto fue en 2017 y ahí cuando surge nos parece interesante poder contar la historia de ellas, además ya previamente era un tema que nos interesaba esto del rol de las mujeres en el transporte público y cuando estalla el conflicto creemos que es el momento de hacerlo. Y nos tomó unos dos años porque efectivamente, desde 2017, momento en el que ocuparon durante un año la carpa y terminamos con el montaje en 2019 así que fue un año y medio, casi dos años.

¿Con Bahía tienen pensado continuar en esta temática de las mujeres y las luchas femeninas en la sociedad? ¿O tienen pensado cambiar totalmente de temática en próximas producciones?

Creo que no tenemos nada quizás pensado, como también creo que esta película no fue pensada totalmente en clave feminista, obviamente que sí por el acercamiento y el tema que nos interesaba realmente. Entonces sí, era una mirada con perspectiva de género si se quiere. Pero creo que después, con el tiempo hizo que se convirtiera más en una cuestión feminista porque ellas son como unas militantes natas del feminismo. Entonces no sé si tenemos pensado continuar en esta línea, yo creo que es lo que nos interpela, así es que cualquier proyecto que surge va a tener una perspectiva de género claramente porque ya es como parte nuestra y parte de la mirada que con las que contamos las historias.

¿Cómo es la recepción del público en los lugares donde están mostrando la película sabemos que en estado por el interior, en el Leonardo Favio de Río Cuarto, también mostraron la película en Córdoba, piensan seguir de gira mostrando la película?

Es la idea, porque para eso decidimos contar la historia de las chicas. Hay una buena recepción de la película, se genera algo como lindo porque el público se siente interpelado porque la peli no solamente narra la historia de ellas o lo que sufrieron una raíz del despido, sino también tiene como un enfoque sobre los medios de comunicación y el abordaje que hacen sobre ciertas cuestiones. También creo, y esto se da mucho en Córdoba capital, que se sienten interpelados como usuarios, entonces se practica la empatía, de ponerse en el lugar del otro, de la trabajadora, del trabajador y creo que ellas, más allá de su rol de trabajadoras generan una empatía y una emoción muy grandes.

Vemos que en Córdoba hay un surgimiento importante de cineastas y de nuevos realizadores que abordan desde otro lugar, muy necesario por cierto, temáticas tan actuales como las nuevas luchas sociales, las temáticas de género, la inclusión solo por mencionar algunas. ¿Ustedes forman parte de algún colectivo de trabajo?

Nosotras no formamos parte de ningún colectivo, pero sí efectivamente hay una nueva movida y celebró que eso suceda. Es algo que además entre nosotros lo hemos charlado y se discute mucho, que debe haber espacio efectivamente para estos nuevos discursos con una perspectiva de género, si se quiere con una perspectiva más feminista y también está bueno digamos, que se fue normalizando esta cuestión de que el rol de las mujeres tiene que ser equitativo, hablamos de igualdad de género, de que se discute mucho la paridad de la cuota en otras representaciones y está bueno que esto se vaya haciendo como un proceso natural, que ya no hablemos de cupo sino que hablemos de igualdad dentro de la cuestión audiovisual en dónde han sido siempre están discutidos algunos roles no?

Natalia y Bahía, codirectoras de Andá a lavar los platos estarán este domingo 16 de Mayo a las 20hs presentando la película en Río Tercero, en el Anfiteatro Municipal Luis Amaya. Las entradas a solo $200 se pueden adquirir el mismo día del evento en el hall del Anfi.

Desde El Árbol acompañamos esta propuesta de la Secretaría de Cultura Municipal para celebrar el Día del Cine con el estreno de esta película que nos llena de orgullo sea codirigida por una riotercerense.

#estrenocine #andaalavarlosplatos #cinecordobes #película #elarbolcultura

Digiqole ad

Eugenia Dominguez

Post Relacionados