Magnetismo, el deseo y el amor como protagonistas

 Magnetismo, el deseo y el amor como protagonistas

El jueves 11 de noviembre, a las 19hs, se llevará a cabo la presentación del libro Magnetismo, la primera novela de Irina Morán. Editado por el sello Recovecos, la actividad se llevará a cabo en el café Le Doreau –Independencia 180–, a través de una entrevista dialogada entre la periodista y escritora, Fernanda Juárez y la autora. Acompañarán con canciones Guillermina Ávalos y Paola Molina.

Una historia de amor, cruzada por el brillo de la modernidad que, como vuelo de boomerang, va tocando la complejidad de los vínculos afectivos. Un relato que recupera el poder del deseo y la intuición para dejarse llevar en un mundo inconexo donde ya no existen certezas.

Desde El árbol cultura y gracias a la mediación de nuestra querida y talentosa Fernanda Juarez, pudimos entrevistar a la autora y se originó esta hermosa nota. Conozcan más de Irina y sus letras junto a nosotros y verán como también sienten el impulso de leer este libro.

Magnetismo es tu primer libro. Que te llevó a escribirlo y por qué el género elegido?

Sí. Magnetismo es mi primera novela. Aunque su origen haya nacido como un cuento, que es ahora el primer capítulo del libro. Yo sabía que dentro de ese primer relato había mucho más por decir, más capas por desplegar.  Y efectivamente después creció tanto, que terminó estructurándose en trece capítulos, que son el cuerpo de esta novela breve. La historia es bastante diáfana y visual. Y como también en su línea argumental existe una crítica solapada al mundo acelerado de las pantallas, entonces presentarse bajo el formato de libro y en papel, es una manera de volvernos a conectar con el placer de la lectura de manera más intimista y sin tantos brillos.

Un libro sobre el amor y también sobre el deseo, y este último es algo que parece también haber sido afectado por este tiempo diferente que estamos viviendo. Desde que lugar se aborda en Magnetismo el deseo.

Te diría que el poder del deseo fue el corazón que le dio vida a este libro. Si la historia de amor de Magnetismo no hubiese transpirado de la manera que lo hace, no hubiera podido nunca llegar a ser escrita. El desborde de la trama hizo que Magnetismo llegase al formato de una novela y un libro. Y no a la inversa. En una época mediada por el desarrollo tecnológico, donde las personas nos hemos acostumbrado a mirarnos bajo la retícula de una pantalla, o a mostrarnos mediante una fotografía retocada, pareciera que un imperativo de en estos tiempos es anular todo aquello que genere una sorpresa. Una variable real, imprevista, como lo es el amor. El deseo es justamente aquello que no se tiene. Es esa carencia que nos moviliza hacer cosas extraordinarias. Por fuera de las rutinas prestablecidas. Y casi siempre implica un riesgo lleno de incertidumbre. Algo que viene siendo cada vez más extraño, en un mundo acelerado, donde aparentemente lo mostramos todo, bajo pixeles y sin cuerpo. Sin embargo, cuando finalmente aparece la energía del amor y nos llena de vértigo ¿De qué manera le damos lugar o podemos asimilar ese sentimiento?

Se dice que la tecnología y las redes tienden a borrar las distancias acercándonos a quienes tenemos lejos pero alejándonos de quienes están cerca, te parece que eso también se refleje en la escritura, al menos en la de este libro?

Yo creo que la palabra, en cualquier formato que sea alojada, puede ser potente y poderosa.Pero también es cierto que la palabra es sólo la palabra. Una herramienta austera, inserta en un mundo saturado de emojis, imágenes, memes, audios, videos, notificaciones. Un mundo que incluso pide ser explorado a través de los cinco sentidos. Sin embargo vivimos dentro de una modernidad compleja, porque aunque existan miles canales y redes para comunicarnos, muchas personas sienten una soledad inmensa. Magnetismo viene a instalarse dentro de ese mundo, a mostrarnos personajes de carne y hueso, mediante una prosa intimista. A recordarnos que podemos volver al cuerpo, más allá de nuestras fragilidades. A conectar con esa energía del mundo natural. A reparar en nuestras pulsiones y deseos más profundos, con algo de coraje, sin hallar tampoco ninguna certeza.

Portada del libro Magnetismo de Irina Morán, editorial Recovecos

Los tiempos que corren afortunadamente (aunque a la fuerza a veces y luego de mucha lucha) están dando la voz a las mujeres y no es casual que sean femeninas también las letras que escriben sobre temas tan trascendentes como el amor, el deseo, la manera de combinar ambos con el rol que asumimos, te parece que es así o encontrás también la mirada masculina en la escritura sobre esos temas?

Veo una literatura muy auspiciosa en la generación que transitan los 30 los 40, o apenas los 50. Siento a su vez, que narrativa del futuro será también concebida bajo una clave de transmedia. Mis últimas lecturas han sido de autoras como Alexandra Kohan, Gabriela Cabezón Cámara, Samanta Schweblin, Eugenia Almeida o ahora Nina Ferrari, por nombrarte sólo algunas de las que he leído en este tiempo de pandemiaTambién ensayos de Luciano Lutereau que profundiza en la trama de los vínculos y las nuevas masculinidades, o textos de poesía como Gastón Sironi, Leandro Calle, o Fernando Balicki, (Seguro me olvido de muchos más).Pero creo que sí.Que todavía falta más narrativa femenina dentro de la literatura. Sobre todo, dentro de la literatura cordobesa, donde existen muy buenas escritoras, aunque no todas hayan llegado a un libro. Tenemos esa primera generación de escritoras como María Teresa Andruetto, que nos hereda una delicada delicia en su narrativa, y dentro de esa camada entran Perla Suez, Graciela Bialet, Cristina Bajo, muy diversas entre sí. Pero a nuestra generación, me da la sensación que nos ha costado mucho más. Esto tiene que ver con las dificultades y el tiempo que demanda un libro. Y de las y los escasos autores que logran tener el espaldarazo de un sello editorial, para ingresar al mercado del libro.
Además, el tiempo para generar una buena escritura se parece un poco al amor. Se entrega todo y nada de lo que suceda después va a tener una correlación directa en materia de ganancia, tal como el capitalismo entiende el mercado y los negocios. No hay plusvalía en el amor. Tampoco en los procesos de escritura. Lo que sucede después de publicar un libro – si es que sucede–, casi siempre tiene que ver con otras cosas. Con la posibilidad de  ingresar a un terreno de lo intangible. A ese eco de resonancias que se despierta en el mundo emocional de las personas.
La mayoría de los varones, también en la literatura, tienen pendiente el tema de la deconstrucción. De asumir el desafío de resignar tantos privilegios y estructuras patriarcales que los dañan a ellos mismos. De poder comprender o incorporar otras miradas, otra prosa. Esa sensibilidad, que no es simple ni sencilla de modificar en lo cotidiano, y que aún se observa poco dentro de la narrativa y los géneros literarios.   

Que van a encontrar los lectores en Magnetismo?
Van a encontrar una historia de amor. Pero esta pregunta prefiero que la respondan los y las lectoras. Que cada persona, con su mirada, resuene con lo que tenga que resonar. Como autora, mi deseo mayor es que Magnetismo guste. Y eso, no es poco.

La presentación será una charla con una colega y mujer de letras también y acompañada por canciones, como imaginás esa tarde y el encuentro con el público.
Fernanda Juárez, además de ser una excelente profesional,  con una trayectoria conmovedora en cada una de sus elecciones, es una gran amiga que comprarte conmigo la pasión por la escritura. Ella tuvo la oportunidad de formarse con un gran mentor, como fue el escritor Jorge Barón Biza. No sólo una pluma brillante en la narrativa local, sino también un gran pedagogo en la crítica de arte. Está sin dudas, entre los mejores que ha parido esta provincia, y en su momento, ése talento recibió la espalda y la marginación de instituciones y medios que deberían haberlo cobijado de otra manera. Fernanda Juárez  tuvo la sensibilidad de valorar esa joya siempre.
Así que es para mí un honor que sea ella quien me acompañe a dar este primer paso, de presentar Magnetismo en público. También las artistas Guillermina Ávalos y Paola Molina, con sus canciones. El clima de la presentación siento que será cálido e íntimo.

Las editoriales y los escritores construyen lectores, según una premisa que justamente este fin de semana dio lugar a la Feria de Editoriales y Libros Zoila, aquí en Río Tercero. Siguiendo la misma como te imaginás al lector que nacerá a partir de Magnetismo?
Creo que pensarlo de esa manera es demasiado pretencioso. Pero sí deseo que cada vez existan más lectores y lectoras. Personas curiosas, intrépidas, con ganas de no correr tanto y de saber que existe un tiempo para descubrir el mundo. De vivir al máximo el presente, sin tantos miedos, pudiendo resonar con sus deseos genuinos.

Y nosotros, lectores curiosos también, estamos esperando ya tener en nuestras manos el ejemplar de Magnetismo. Para quienes estén en Córdoba pueden llegarse este jueves 11 a las 19hs hasta Independencia 180, Café Le Doreau y conocer a Irina y tener el privilegio de escuchar la presentación en voz y cuerpo de la autora.

La actividad es abierta al público, hasta agotar la capacidad de la sala. Ya se puede reservar un ejemplar a precio promocional a través de Mercado Pago https://mpago.la/2SpzVkb

EL ÁRBOL CULTURA – «AMAMOS LO QUE HACEMOS, TRAZANDO PUENTES»

Digiqole ad

EL ARBOL CULTURA

Post Relacionados